Quistes de Tarlov

Los Quistes de Tarlov (QT), también denominados quistes perineurales, periradiculares o quistes aracnoideos extradurales, son pequeñas masas que se forman a expensas de las dos capas mas internas de las meninges, la piamadre y el aracnoides. Los quistes, que contienen líquido cefaloraquídeo (LCR), presentan un pedículo, a través del cual se comunican con el espacio subaracnoideo espinal, se sitúan alrededor de los nervios de la zona sacra y lumbar, y suelen diagnosticarse de manera incidental en el transcurso de una Resonancia Magnética (RMN). 

Por lo tanto, si bien los QT’s son quistes perinerviosos, corresponden a una dilatación de la dura madre y son pues una enfermedad de la duramadre y no de las raíces nerviosas, que son afectadas de forma secundaria (compresión) por estos quistes. Tampoco es una enfermedad de la espalda, como a veces se afirma.

Los QT’s suelen ser un hallazgo ocasional cuando un paciente es sometido a una RMN lumbosacra y suelen ser infravalorados y catalogados como carentes de significación patológica. Sin embargo, como ya hemos comentado, aunque los QT’s sean generalmente indoloros, pueden causar serias alteraciones neurológicas (1) que se engloban bajo el nombre de enfermedad de Tarlov. El nombre procede de su descubridor, Isadore Tarlov, un pionero en el campo de la neurocirugía, que describió un quiste sacro por primera vez. 
 
El comienzo de los síntomas puede ser súbito o gradual; moderado o severo. La progresión y la severidad de los síntomas difiere ampliamente. Comienzan habitualmente por un dolor localizado a nivel de la raíz del nervio sobre el que se sitúa el quiste, y más tarde, por alteraciones en los órganos y en las funciones que controla el nervio. Sin un tratamiento adecuado, la enfermedad de Tarlov exige cambios mayores e irreversibles en la calidad de vida del paciente y puede derivar en una incapacidad profesional parcial o completa. 
 
Los síntomas mas comunes pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Dolor lumbosacro o coccigeo 
  • Dolor ciático 
  • Dolor glúteo 
  • Dolor en las caderas
  • Pérdida de sensibilidad (parestesias) u hormigueo en los miembros inferiores (2)

Los QT’s pueden también causar dolor y alteraciones en los órganos excretores y reproductores, hipoestesias (disminución de la sensibilidad), parestesias (hormigueo, cosquilleo), y dolor en el muslo debido a la disminución del flujo sanguíneo (claudicación neurogénica)(3). 

 Quistes de Tarlov
 

 

 

 

 

 

 

 

Una persona que presente un QT necesita la evaluación de un especialista que determine si el dolor procede del quiste o tiene otra causa. Sin embargo, es raro encontrar médicos generalistas, e incluso especialistas familiarizados con la enfermedad y aún menos con los recientes avances en su tratamiento. 
 
Respecto a su estructura, un quiste puede haber “absorbido” las partes del nervio correspondiente o no; puede ser valvular o no-valvular. Un quiste valvular presenta una estructura en su “cuello” que facilita que el LCR penetre en el quiste con mas facilidad que sale. En un quiste no valvular el LCR fluye libremente entre el quiste y la duramadre. 
 
Respecto a su ubicación, los QT’s se encuentran habitualmente alrededor de las raíces posteriores en la zona sacra, los quistes anteriores son escasos. Los QT’s múltiples no son raros. Aunque un quiste de gran tamaño puede causar síntomas por presión de una estructura o nervio adyacente, los síntomas pueden también ser causados por la presión que ejerce el LCR en los nervios situados en el interior del quiste o en su pared (4). Por lo tanto quistes menores incluso de 1 cm pueden ser altamente sintomáticos. 
 
De acuerdo con un estudio (5), ya antiguo, publicado en la prestigiosa revista médica, The Lancet, los pacientes con QT’s sintomáticos acababan desilusionados con la profesión médica y frustrados. Pocos pacientes de los incluidos en este estudio entendían que el conocimiento y tratamiento de las alteraciones neurológicas es un área muy extensa y que es imposible, incluso para un especialista, estar al día de cada una de las enfermedades neurológicas catalogadas como raras. A pesar del tiempo transcurrido desde esta publicación, la sensación entre los pacientes persiste. Cuando un médico se encuentra con un paciente que solicita información sobre la presencia de QT’s en una RMN, aquel consulta sus libros de texto y manuales y encuentra que lo que allí se dice es que los QT’s son asintomáticos. Esta noción fue desmentida hace tiempo por la experiencia clínica y corregida en los artículos científicos por Tarlov y otros, pero la falta de información y los errores de concepto acerca de estos quistes persiste todavía en los libros médicos y en general la idea de que todos los QT’s son asintomáticos es habitual entre la clase médica. Esta circunstancia obliga a pacientes aquejados de un dolor muy severo a visitar numerosos especialistas que no conceden importancia a los quistes, hasta que encuentran a uno que conoce la enfermedad, y establece la bateria de pruebas necesarias para determinar si el quiste es o no la causa de su dolor y/o alteraciones. 
 
(1)Peter Yoo, MD, Shane Lee, BA, Nikhil Bhagat, MD, Huey-Jen Lee, MD Sacral Extradural Meningeal Cyst: Is It an Incidental Finding? American Society of Spine Radiology, (2006) Meeting Abstracts  
 
(2)Ronald H.M.A. Bartels, M.D.; Jacobus J. van Overbeeke, M.D., Ph.D.  
Department of Neurosurgery, University Hospital Nijmegen, Nijmegen, The Netherlands. Lumbar Cerebrospinal Fluid Drainage for Symptomatic Sacral Nerve Root Cysts: An Adjuvant Diagnostic Procedure and/or Alternative Treatment? (1997)Technical Case Report Neurosurgery 40: 861-865,  
 
(3)Kato T; Takamura H; Goto S; Sasaki H; Makino K; Ozaki N; Hodozuka A, Department of Neurosurgery, Asahikawa Red Cross Hospital, Japan. "[Sacral perineural cyst-report of a case]" No Shinkei Geka (1988) Jun;16(7):893-7, 2603 
 
(4)M. J. Arunkumar; S. SELVAPANDIAN; M. J. Chandy, Department of Neurological Sciences, Christian Medical College and Hospital, Vellore, India. CASE REPORTS Sacral Nerve Root Cysts : A Review on Pathophysiology Neurology India (1999) Vol.47 Issue 1  
 
(5)Sacral cysts and perineurial pain. The Lancet (1991). Vol. 338: Nov 9. p. 1180